Ir a canal FaceBook de CONAMA
Ir a canal Twitter de CONAMA
Ir a canal LinkedIn de CONAMA
Ir a canal YouTube de CONAMA
Ir a suscripción de boletín de Conama
Desde hace años encuentran bolitas de plástico en playas de toda Europa: una investigación de Tarragona explica de dónde salen

Desde hace años encuentran bolitas de plástico en playas de toda Europa: una investigación de Tarragona explica de dónde salen


El proyecto Good Karma ha expuesto durante la sesión Basuras Marinas de Conama 2020 el problema de los pellets, bolitas de plástico de menos de cinco milímetros que se desparraman durante el proceso de producción de plásticos del Polígono petroquímico del puerto de Tarragona. Estamos hablando de millones de estas bolas diseminadas por la costa. Y no se trata de un problema aislado: también hay casos en Francia, Bélgica y Países Bajos

31/05/2021 - Fundación Conama

Más de 90 millones de bolitas de unos cinco milímetros utilizadas en la preproducción de plásticos aparecieron desparramadas por las aguas de la playa de La Pineda, en Tarragona, en 2019. Estas son las primeras estimaciones del proyecto Good Karma, presentado en la sesión Basuras Marinas de Conama 2020. Pero el problema bien de lejos.
 
Estas bolas de plástico son de diferentes colores y formas, tal y como ha indagado el proyecto coliderado por Jordi Oliva, y pueden ser consecuencia de vertidos y continuas pérdidas de las empresas instaladas en el Polígono Petroquímico y el puerto de Tarragona. Uno de los vertidos más alarmantes se detectó en 2018, pero personas de la zona denuncian que ven estos materiales desde hace años.
Los efectos dañinos de las bolitas de plástico 
 
Como la gran parte de materiales plásticos, estas bolitas de menos de cinco milímetros duran cientos de años en el medio ambiente, poniendo en peligro la biodiversidad, pues pueden ser ingeridos por los animales, afectando a su salud e introduciéndose, a la vez, en la cadena alimentaria humana.
 
Además, según ha explicado el proyecto Good Karma, los pellets actúan como “esponjas” para tóxicos y bacterias presentes en el medio marino que se suman a los ya dañinos aditivos que contienen estas esferas de plástico.
Casos también en Francia, Bélgica y Países Bajos
 
Para visibilizar el problema se ha presentado el caso a las instituciones europeas, con la colaboración de Surfrider Foundation Europe y su programa Coastal Defender. Según Oliva, se pretende que adopten medidas legales y así evitar malas prácticas que hagan que se “pierdan” los pellets en todas las etapas de la cadena de producción y distribución del plástico. 
 
Tarragona no es el único caso de este tipo de contaminación. Un informe publicado por Surfrider Foundation Europe en nombre de la alianza Rethink Plastic ha alertado de que este problema también se ha registrado en Amberes (Bélgica), Rotterdam (Países Bajos) y Francia

Foto: Good Karma Project